octubre 29, 2008

Olimpiada de Estocolmo, 1912


Foto de la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos de Estocolmo, 1912

(Library of Congress, Prints and Photographs Division / Flickr Commons project)

La ceremonia inaugural tuvo lugar el 6 de julio de 1912, con la presencia del rey Gustavo V de Suecia, y la de clausura el 22 de julio. Participaron 2.407 atletas (48 mujeres, 2.359 hombres) en un total de 102 pruebas.

En estos Juegos Olímpicos hubo muchas innovaciones: se utilizo por primera vez el cronometró y la foto finish. También se construyo una pista para carreras con curvas semicirculares en vez de elípticas, convirtiéndola así en la pista mas rápida y mejor del mundo.

El atleta portugués Francisco Lázaro, que falleció extenuado cuando participaba en la carrera del maratón tras recorrer más de 30 kilómetros.

Por primera vez se manifestó el conflicto entre atletas amateurs y aficionados. Por ese motivo, el norteamericano Jim Thorpe, al que describió el rey Gustavo V como "el más grande atleta mundial", fue descalificado a posteriori y tuvo que devolver dos medallas de oro (pentatlón y decatlón), cuando se descubrió que en cierta ocasión había jugado "profesionalmente" en un equipo de béisbol (por lo que cobró un total de 20 $). En 1982, la Comisión Ejecutiva del COI decidió la rehabilitación de Jim Thorpe, entregando a su hija las medallas que había ganado con toda justicia.

Paralelamente a esta olimpiadas, hubo concursos de literatura, música, pintura, escultura etc, con sus correspondientes medallas.

Teitur


Teitur (se pronuncia Tietor) es un cantautor de las islas Feroe, nacido en 1977. En el 2007 fue uno de los ganadores de los Danish Music Awards (equivalente danés de los Grammies).

Normalmente canta en inglés, aunque en su tercer disco, Kato Hornio (2007), utilizó su idioma natal.

web oficial
myspace

Concierto completo en el Paradiso, Amsterdam

octubre 25, 2008

Jazz noruego

En los países nórdicos se ha desarrollado en los últimos cincuenta años (más o menos) una tendencia jazzística lo suficientemente importante como para que este estilo musical de amplio espectro haya adquirido una nueva denominación: jazz nórdico, normalmente asociado con la música de vanguardia, que es donde más han sabido "dar la nota", alcanzando unos niveles difíciles de encontrar en otras latitudes.


Jan Garbarek y su grupo en Madrid © Manuel Velasco

El jazz nórdico comenzó su andadura allá por los años 50 del pasado siglo como un fenómeno imitativo de las corrientes norteamericanas que dominaban este tipo de música, sobre todo el bebop, que era lo que por entonces estaba de moda entre los entendidos. Pero una década más tarde algunos músicos ya habían sabido adaptar aquel torrente sonoro que les llegaba desde el otro lado del Atlántico a su propia visión del mundo.

El saxofonista noruego Jan Garbarek encabeza una buena lista de músicos escandinavos a los que se les otorgó la etiqueta de jazz de vanguardia, en gran medida debido al sello discográfico ECM, que publicó discos de creadores, sobre todo europeos, muy alejados de lo que se hacía en Norteamérica.

Nuevas generaciones tomaron el relevo. La electrónica entra en la escena jazzística. El noruego Bugge Wesseltoft es el nuevo gurú del jazz nórdico. Es el fundador de la compañía Jazzland Records que ha supuesto una auténtica cantera de nuevos talentos, como la cantante Sidsel Endresen, o el reciclaje de artistas que pululaban por otros derroteros, como Mari Boine, proveniente del folk sami. Y hasta se ha llegado a crear un nuevo término para aquellos que usan la tecnología propia de la música dance mezclándola con el jazz: Grünnelökka.

¿Y qué tienen los países nórdicos que no tengan los otros? No es sólo un asunto de dinero y nivel de vida; es una manera de entender la cultura en general y la música en particulas. Los gobiernos ponen a disposición de los músicos emergentes ayudas y becas para completar su formación. Hay circuitos de clubs bien establecidos para que los músicos puedan mostrar su talento ante un público entendido. Y hay voluntad de exportar música como una materia valiosa del país.

Playlist JazzLand

octubre 21, 2008

Notas de Noruega 2008 - Covarrubias

Con motivo de la fiesta que todos los años dedica la localidad burgalesa de Covarrubias a la princesa Kristina de Noruega, hubo dos actuaciones memorables. El día 18 de octubre, en la iglesia de San Tomás el trío vocal femenino Sirene interpretó a capella canciones folclóricas, de los Beatles y de musicales famosos, terminando con una versión bilingüe de Gracias a la vida. Suaves voces perfectamente afinadas que podrían provenir, como su nombre indica, de auténticas sirenas.

El domingo 19 le tocó el turno al trompetista Ole Edvard Antonsen, único artista que ha repetido actuación en Covarrubias. Memorable concierto de este gran músico y compositor, a medio camino entre lo clásico y lo contemporáneo, dentro del escenario gótico de la Colegiata. Acompañado por el teclista Steffen Isaksen, comenzó con un par de piezas de música barroca (Albinoni y Bach) para continuar con la presentación de su último disco, Landscapes, que, como dijo en la presentación, ha sido como un parto gestado a lo largo de seis años en los que han ido surgiendo canciones inspiradas por paisajes externos e internos. Música de serena belleza, muy original, aunque de algún modo siga la senda que abriese en su momento el gran saxofonista Jan Garbarek.

Como en tantas obras noruegas contemporáneas, podría decirse que la música de O. E. Antonsen es una visión del espíritu de Noruega en notas musicales, un cruce de caminos donde se enfrentan la frialdad del clima y el calor de los sentimientos; no siempre ocurre con los artistas del norte, pero, en este caso, vence el último.

fotos © manuel velasco
+ archivos de Noruega

Homenaje a la princesa Kristina de Noruega
Covarrubias, Burgos

Spanish tribute to the norwegian medieval princesses Kristina

Fotos Manuel Velasco
Musica Ole Edvard Antonsen

Fotos de Laponia en Flickr

View most interesting 'lappland' photos on Flickriver

Música: Ole Edvard Antonsen

Trompetista noruego de difícil catalogación. Sus interpretaciones se mueven entre la música clásica, el jazz, la new age o el chill out. Así se refleja en sus seis últimos discos, en los que puede escucharse música barroca, como los Adagio de Albinoni; versiones de canciones pop, como Honky Tonk Women; temas tradicionales noruegos, como Bryllupsmarsj fra Nordmøre; o clásicos contemporáneos, como Gavotte de Concert de Sutermeister.

Recientemente ha sido nombrado Comandante de la Real Orden Noruega de San Olav por el rey de Noruega, "por su formidable contribución a la música noruega".

Su último disco se llama Landscapes; según cuenta el artista (compositor también de todos los temas) ha sido el parto resultante de un embarazo de seis años, en los que no ha parado de actuar por todo el mundo. Viene a ser un recorrido por paisajes externos e internos, entre los que se refleja la sensación de encontrarse entre la oscuridad invernal de las islas Svalbard o ser testigo de los primeros pasos de su hijo o la visión de unas islas noruegas bajo la luna llena o la admiración que siente por el pueblo sami. Un gran disco que, "por razones de mercado", no será fácil de encontrar en nuestras tiendas.

octubre 05, 2008

Luces y sombras de los Países Nórdicos

Un par de reportajes de MaginalMedia sobre las claves del éxito de los Países Nórdicos y también la otra información que nos muestra just...