mayo 05, 2014

Islandia: Sturlungaöld




La Era de los Sturlung o la Era Sturlung (islandés: Sturlungaöld) fue un periodo de 42-44 años de luchas internas en Islandia que tuvieron lugar a mediados del siglo XIII. Fue el más sangriento y violento momento de la historia de Islandia y se encuentra principalmente documentada en la saga Sturlunga.

Es un periodo marcado por continuas trifulcas entre poderosos caudillos islandeses, los goðar, quienes negociaban alianzas y sumaban seguidores para las batallas. Los Sturlung fue el clan más poderoso en la Islandia de aquel tiempo. Al finalizar el dominio del clan, la Mancomunidad Islandesa dejó de existir e Islandia se convirtió en territorio vasallo de Noruega.

Los historiadores generalmente coinciden en el año 1220 como el primer año de Sturlungaöld, aunque algunos apuntan un poco antes por la batalla de Víðines. El poder en el país se consolidó con un puñado de clanes familiares:

Los Haukdælir, de Árnesþing
Los Oddaverjar, de Rangárþing
Los Ásbirningar, de Skagafjörður
Los Vatnsfirðingar de Ísafjörður
Los Svínfellingar de Fiordos orientales
Los Sturlung, de Hvammr en Dalir
Los Seldælir, de Vestfirðir
Los Skarðverjar, de Skarð á Skarðsströnd

En aquellos años, el rey Haakon IV de Noruega (Haakon el Viejo) intentaba extender su influencia en Islandia. Muchos caudillos aceptaron el vasallaje y a cambio recibían parabienes, regalos, séquitos y una posición de respeto. En consecuencia, la mayor parte de caudillos islandeses se alinearon con el rey noruego de una forma u otra.

En la Mancomunidad Islandesa, el poder estaba mayoritariamente en manos de los goðar (caudillos locales). Islandia estaba dividida en capítulos y en cada uno de ellos había nueve dominios o goðorð. Los capítulos del norte tenían tres dominios adicionales debido a su tamaño. En total habían 39.

Los caudillos protegían a los granjeros de su territorio, y exigían compensaciones o venganza si los derechos de sus seguidores eran violados. A cambio, los granjeros ofrecían apoyo a los goði, votando a su favor en el parlamento Alþingi y, si era necesario, tomar las armas contra sus enemigos.

No obstante, esos poderes de los caudillos no eran ni permanentes ni hereditarios. La posición se conseguía mediante una combinación de respeto, honor, influencia y riqueza. Los caudillos debían mostrar constantemente sus cualidades como líderes, sea con regalos a sus seguidores u ofreciendo grandes festines. Si los caudillos no eran capaces de mantener ese respeto, sus seguidores simplemente escogían otro más cualificado.

Los principales caudillos del siglo XII y XIII comenzaron a amasar grandes fortunas y poder, pero cada vez había menos dominios y seguidores. Esta pudo ser una de las principales causas de la guerra civil.

La era de los Sturlung se inicia en 1220, cuando Snorri Sturluson, caudillo de los Sturlung, se convierte en vasallo del rey Haakon IV de Noruega. El rey insistió que Snorri le ayudase a conseguir que Islandia se sometiera bajo la soberanía de Noruega. Al regresar a Islandia, aunque Snorri era el caudillo más influyente y poderoso, hizo muy poco para complacer el deseo del monarca noruego.

En 1235, el sobrino de Snorri, Sturla Sighvatsson también aceptó el vasallaje del rey, pero Sturla era más agresivo: recogió el testigo de su tío y comenzó a batallar contra los caudillos que no aceptaban las demandas de vasallaje real. No obstante, Sturla y su padre, Sighvatur, fueron derrotados por Gissur Þorvaldsson, caudillo del clan Haukdælir, y Kolbeinn el Joven, caudillo de los Ásbirningar, en Örlygsstaðir, Skagafjörður. La batalla de Örlygsstaðir fue el conflicto armado más sonoro de la historia de Islandia. Los Sturlung disponían de 1000 hombres armados y los Ásbirningar de Kolbeinn el Joven tenían 1200. Más de 50 vidas se perdieron y tras la derrota, Gissur y Kolbeinn se convirtieron en los más poderosos caudillos del país.


Snorri Sturluson, cayó en desgracia y perdió el favor real al apoyar al jarl Skúli. Gissur Þorvaldsson, convertido en vasallo del rey noruego, recibió instrucciones de asesinar a Snorri. En 1241, Gissur se dirigió con muchos hombres a casa de Snorri y cumplió su cometido. Dice la leyenda que antes de morir, las últimas palabras de Snorri fueron: "Eigi skal höggva!" (¡No cortéis mi cabeza!).

Un año más tarde, Þórður kakali Sighvatsson (el apodo kakali probablemente significa "el Tartamudo"), hijo de Sighvatur, hermano de Snorri, regresa a Islandia y tomó causa de venganza por la muerte de sus hermanos y padre en la batalla de Örlygsstaðir. Pronto mostró sus aptitudes de auténtico caudillo y brillante estratega. Cuatro años más tarde, el poder de los Ásbirningar desapareció, tras feroces batallas con Þórður. Las batallas de Flóabardagi (1244 - la única batalla naval en la historia con islandeses en ambos lados) y la batalla de Haugsnes (1246 - la más sangrienta de todas con 110 muertos) tuvieron lugar en ese periodo.

Þórður kakali y Gissur Þorvaldsson, nunca lucharon uno contra otro. Ambos eran vasallos del rey de Noruega, y siempre acudieron a él como mediador de sus disputas. El rey decidió en favor de Þórður y desde 1247 hasta 1250 Þórður gobernó Islandia casi en solitario; murió en Noruega seis años más tarde.

En 1252 el rey envió a Gissur a Islandia. Los seguidores de Þórður kakali estaban disgustados e intentaron sin suerte asesinarle aprovechando las festividades por la boda de Hallur Gissurarson, incendiando su residencia en Flugumýri, Skagafjörður (incidente conocido como Flugumýrarbrenna). Al margen de su influencia y poder, Gissur demostró ser incapaz de encontrar al líder de los incendiarios, y se vio forzado a regresar a Noruega en 1254 para recibir la censura real, quien no estaba nada complacido con su fracaso.

Otros conflictos menores se sucedieron en toda Islandia. Mientras tanto, Gissur recibió el título de jarl y fue enviado de vuelta para negociar. Solo cuando el rey envió un emisario especial, Hallvarður Gullskór, los islandeses aceptaron la soberanía noruega. La Mancomunidad Islandesa vio su final con la firma del tratado de «Gamli sáttmáli» en 1264.


Saga Sturlunga (a menudo llamada simplemente Sturlunga o Saga de los descendientes de Sturla) es una colección de sagas islandesas de varios autores de los siglos XII y XIII compilados hacia el año 1300 d.C., en mayor parte relata la historia de los Sturlung, un poderoso clan gobernante durante el periodo conocido como Sturlungaöld de la Mancomunidad Islandesa. Pertenece a las denominadas sagas contemporáneas ya que sus autores fueron testigos de lo acontecimientos históricos que se mencionan. Existen dos versiones: Króksfjardarbók (AM 122a fol. K) escrito entre 1360 y 1370 y Reykjarfjardarbók (AM 122b fol. R), aunque ninguno conserva el texto en formato original y en el segundo se hace bien patente que se ha perdido mucha información.

Sturlunga se inicia con la leyenda de Geirmundur heljarskinn Hjörsson, un caudillo regional de finales del siglo IX en Noruega, quien emigra a Islandia escapando de la tiranía del rey Harald I de Noruega. La sección históricamente más plausible se inicia en 1117 con Þorgils saga ok Hafliða.

La saga Sturlunga es la fuente histórica más fiable de la historia de Islandia durante los siglos XII y XIII y fue escrita por personas involucradas y con experiencia en las luchas internas por el poder en una época que finalizó con la pérdida de la soberanía nacional islandesa y posterior dominio de la corona noruega en 1262.
texto: Wikipedia

No hay comentarios:

Luces y sombras de los Países Nórdicos

Un par de reportajes de MaginalMedia sobre las claves del éxito de los Países Nórdicos y también la otra información que nos muestra just...